La Tierra duele

Columna verde publicada en La Razón en el Día Internacional de la Madre Tierra, 22 de abril de 2014

http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/Tierra-duele_0_2038596157.html

Hoy, 22 de abril, se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, dedicado a reconocer que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar y que es necesario promover la armonía con la naturaleza para alcanzar un justo equilibrio entre todas las necesidades de las generaciones presentes y futuras.

¿Podemos conmemorar algo? Evaluaciones recientes sobre nuestra huella ecológica nos indican que la capacidad de la Tierra para generar todos los recursos que usamos y reciclar todos los residuos que producimos se acaba en el octavo mes del año, es decir, vivimos cuatro meses al año de “prestado”. Existe un desbalance en el mundo entre extensas regiones “deudoras” y “acreedoras”, ambientalmente hablando.¿Qué nos ha conducido aquí? Nuestra propia conducta como humanidad, muchos podrán decir “no es mi culpa”, pero hoy, solo hoy, tome conciencia sobre sus actos y si éstos de verdad contribuyen a que la región en la que vive sea acreedora y no deudora.

La crisis ambiental en la que nos encontramos ahora, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la productividad de la tierra, la escasez de agua y más, toda esa crisis ambiental es el triste reflejo de la crisis humana en la que vivimos. Duele nuestro planeta, duele pensar que mis hijos vivirán en un planeta con dos grados centígrados más cuando sean adultos, y que ese cambio modificará radicalmente la forma cómoda y feliz en la que viven ahora. Duele ver el ansia de consumo que tenemos, que va desde el pedir una bolsa plástica para una pastilla en el supermercado, para luego botarla en la calle, hasta el despilfarro de agua potable en nuestros hogares. Duele ver gobiernos que, sabiendo el problema en el que estamos, no pueden ponerse de acuerdo por múltiples intereses. Duele ver que creemos que la única forma en la que le daremos su importancia a los bosques es poniéndole un valor monetario porque solo de dinero entendemos. Duele saber que cada año se deforesta en nuestro país el equivalente a 243.000 canchas de fútbol y que hay una cantidad igual de tierras degradadas y mal usadas.

Duelen tantas cosas, que es difícil “celebrar” algo en un día así. Hay una cosa que celebrar, y es que esta nuestra casa es tan noble y buena madre, que soporta todos nuestros embates, y lo hace por una simple razón: ella puede vivir sin nosotros, nosotros no podemos vivir sin ella.

Cambios observados en el sistema climático – Reporte del Grupo de Trabajo I del IPCC

La contribución del Grupo de Trabajo I del Quinto Informe de Evaluación del IPCC (AR5) considera nueva evidencia del cambio climático sobre la base de muchos análisis científicos independientes de observaciones del sistema climático, archivos paleoclimáticos, los estudios teóricos de los procesos climáticos y simulaciones con modelos climáticos. El resumen de los hallazgos descritos en el informe se presentan a continuación:

El calentamiento del sistema climático es inequívoco, y desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no tienen precedentes en las últimas décadas a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, las cantidades de nieve y el hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado, y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado.

1.  Atmósfera. Cada una de las tres últimas décadas ha sido, sucesivamente, más caliente en la superficie de la Tierra que cualquier década anterior desde 1850. En el Hemisferio Norte, entre 1983-2012 fue probablemente el período de 30 años más cálido de los últimos 1400 años (confianza media).

Anomalía promedio de la  temperatura de la superficie de la tierra y del océano 1850-2012

Anomalía promedio de la temperatura de la superficie de la tierra y del océano 1850-2012

2.  Océanos. El calentamiento del océano determina el aumento de la energía almacenada en el sistema climático, que representa más del 90% de la energía acumulada entre 1971 y 2010 (confianza alta). Es prácticamente seguro que la capa superior del océano (0-700 m) se calentó entre 1971-2010, y es probable que se haya calentado entre los años 1870 y 1971.

3.  Criósfera. En las últimas dos décadas, Groenlandia y las capas de hielo de la Antártida han estado perdiendo masa, los glaciares han seguido disminuyendo en casi todo el mundo, y el hielo Ártico y la cubierta de nieve de primavera del hemisferio norte han seguido disminuyendo (confianza alta).

Extensión de la superficie del hielo Ártico

Extensión de la superficie del hielo Ártico

Nota adicional: en el caso de Bolivia el caso más evidente es el retroceso del glaciar de Chacaltaya, cuya pérdida que en evidencia en los siguientes registros fotográficos:

Retroceso del glaciar de Chacaltaya (La Paz, Bolivia)

Retroceso del glaciar de Chacaltaya (La Paz, Bolivia)

4.  Nivel del mar. La tasa de aumento del nivel del mar desde la mitad del siglo 19 ha sido mayor que la tasa media durante los dos milenios anteriores (confianza alta). Durante el período de 1901 a 2010, el nivel medio global del mar se incrementó en 0,19-0,21 m.

Cambio promedio del nivel del mar

Cambio promedio del nivel del mar

5.  Carbono y otros ciclos biogeoclimáticos. Las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso han aumentado a niveles sin precedentes en al menos los últimos 800.000 años. Las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado un 40% desde los tiempos pre-industriales, principalmente de las emisiones de combustibles fósiles y en segundo lugar de las emisiones netas de cambio de uso de la tierra. El océano ha absorbido alrededor del 30% del dióxido de carbono antropogénico emitido, provocando la acidificación del océano.

Incremento en la concentración promedio de CO2 en la atmósfera y acidificación del océano

Incremento en la concentración promedio de CO2 en la atmósfera y acidificación del océano

 

Impactos, adaptación y vulnerabilidad al cambio climático en Bolivia

Acaba de ser publicado el informe del Grupo de trabajo II del IPCC que evalúa la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y naturales al cambio climático, las consecuencias negativas y positivas de dicho cambio y las posibilidades de adaptación al mismo. Este informe forma parte del 5to. Informe de evaluación sobre el cambio climático que se espera esté completo y publicado para su presentación en la COP en Lima.

El informe del Grupo II, reafirma los resultados del Grupo I sobre aspectos científicos del sistema climático y el cambio climático, y evalúa los aspectos científicos, técnicos, ambientales, económicos y sociales de la vulnerabilidad (sensibilidad y adaptabilidad) al cambio climático, y de las consecuencias negativas y positivas de los sistemas ecológicos, los sectores socio-económicos y la salud humana, con énfasis en la sectorial regional y cuestiones intersectoriales. A continuación un resumen de sus conclusiones para Centroamérica y Sudamérica extraído del resumen ejecutivo del capítulo 27, con algunos comentarios:

1)    Tendencias significativas en precipitación y temperatura han sido observados en Centroamérica (CA) y Sudamérica (SA) (confianza alta). Además, cambios en la variabilidad climática y en eventos extremos han afectado severamente la región (confianza media).

Comentario: para nuestro país, eso también es cierto, Seiler y colaboradores (2013) han hecho esta evaluación, en el resumen de su artículo mencionan “Las temperaturas se incrementaron a una tasa de 0.1°C por década, con mayores incrementos en los Andes y durante la época seca. Las precipitaciones pluviales se incrementaron desde 1965 a 1984 [12% en DEF y 18% entre Junio y Agosto (JJA)] y decrecieron luego (-4% en DEF y -10% en JJA)”.

2)    La proyecciones climáticas sugieren un incremento en temperatura, e incremento o decremento en precipitación para CA y SA (confianza media).

Cometario: lo mismo para nuestro país, nuevamente en otro artículo Seiler y colaboradores (2013) realizaron una serie de proyecciones climáticas, en el resumen de su artículo mencionan “ los modelos proyectan un aumento de temperatura (2,5º-5,9ºC) y de la radiación SW (1% -5%), con diferencias regionales y de temporada. En las tierras bajas, los cambios en la precipitación anual se mantuvo incierta para CMIP3 mientras que CMIP5 se inclinaban más por disminuciones proyectadas (-9%). Este patrón también se aplica a la mayor parte de la cuenca del Amazonas, lo que sugiere un mayor riesgo de pérdida parcial de la biomasa para el conjunto CMIP5. Ambos conjuntos coincidieron en menos precipitaciones (-19%) durante meses secos (junio-agosto y septiembre-noviembre), con cambios significativos en la variabilidad de las precipitaciones interanuales, pero no estuvieron de acuerdo en los cambios durante los meses más húmedos (enero-marzo). En los Andes, CMIP3 tendía hacia la disminución de las precipitaciones (-9%), mientras que CMIP5 tendía hacia una mayor (-20%) de lluvia durante parte de la temporada de lluvias”.

3)    Cambios en flujo de evaporación y disponibilidad de agua han sido observados y se proyecta que continuarán en el futuro en CA y SA, afectando las regiones hoy en día vulnerables (confianza alta).

Comentario: una estimación apropiada de estos cambios requiere de información, sobre todo hidrológica, si bien esos cambios pueden ser percibidos por los regantes y pobladores locales, la magnitud del cambio y su proyección requiere de información. Pocas cuencas en nuestro país cuenta con información suficiente para poder realizar tales evaluaciones. Por ejemplo, Ovando y colaboradores (2011), realizaron una evaluación sobre este efecto para la cuenca de Comarapa, ellos mencionan como parte de sus resultados que “Para la precipitación se reportan cambios más notables en el periodo agosto-marzo y cambios menores durante abril-junio. Los cambios mayores llegan en diciembre con reducciones de hasta – 20mm mes-1 para los escenarios PRECIS (x04 y x05) e incrementos de +14mm/mes para el escenario MAX, para el resto de los meses los cambios no superan los + – 11mm/mes”

4)    El cambio del uso del suelo contribuye significativamente a la degradación ambiental exacerbando los impactos negativos del cambio climático (confianza alta).

Comentario: en el periodo 2000 – 2010 se han perdido 1.821.153 ha de bosque en las Tierras Bajas y Yungas de Bolivia, a partir del periodo 2005 – 2010 el principal factor causal de es cambio es la habilitación de tierras para ganadería (205.000 ha/año en ese periodo). El 76% de esa deforestación se concentra en el departamento de Santa Cruz. Adicionalmente, para casi el mismo periodo (2000 – 2012) un total de 24.524.278 ha fueron quemadas, de éstas el 19% (4.666.555 ha) fueron bosques.

5)    La conversión de ecosistemas naturales es la principal causa de pérdida de biodiversidad y ecosistemas en la región, y es un factor antropogénico causal de cambio climático (confianza alta). Se espera que el cambio climático incremente las tasas de extinción (confianza media).

Comentarios: no tenemos datos suficientes para efectivamente afirmar esto, aunque obviamente hay una relación directa entre la disponibilidad de espacios naturales y el mantenimiento de la biodiversidad. Sobre lo que sí tenemos datos es que esa conversión es provocada por el hombre.

6)    Las condiciones socioeconómicas han mejorado desde el AR4; sin embargo existe aún un nivel alto y persistente de pobreza en muchos países resultando en alta vulnerabilidad e incremento de la variabilidad climática y cambio (confianza alta).

Comentarios: no tenemos información (a no ser la del INE) para poder hacer una correlación entre el nivel de “pobreza” (y depende cómo la medimos) y la vulnerabilidad a los efectos del cambio climático, incluyendo los eventos climáticos extremos (inundaciones, sequías e incendios). Sin embargo, por los últimos eventos sucedidos queda en evidencia que esa vulnerabilidad es alta.

Para entender un poco más, en el gráfico, extraído del mismo reporte del GII del IPCC, el riesgo, o sea los impactos, es el resultado de la exposición, los peligros y la vulnerabilidad. Por tanto, condiciones socioeconómicas limitadas, incrementan el impacto independientemente si el evento climático no representa riesgo o si la exposición es baja.

 

Ilustración del reporte del G2 del IPCC que muestra la interacción entre el riesgo y la exposición y vulnerabilidad

Ilustración del reporte del G2 del IPCC que muestra la interacción entre el riesgo y la exposición y vulnerabilidad

7)    Los niveles del mar y las actividades humanas en los ecosistemas marinos y costeros provocan amenazas a los stocks de peces, a los corales, manglares, recreación y turismo, y al control de enfermedades (confianza alta).

Comentarios: sin comentarios hasta que Bolivia tenga una costa y salida soberana al Océano Pacífico.

8)    Se esperan cambios en la productividad agrícola con consecuencias en la seguridad alimentaria asociada al cambio climático, exhibiendo una gran variabilidad espacial (confianza media).

Comentarios: las evaluaciones realizadas por Viscarra (2010), nos muestran que en el corto plazo en general habrá una mejora en la productividad, pero en todos los casos a mediano plazo se espera un decremento promedio en la productividad para el arroz (-13 a -38%), soya (-19 a -27%) y el maíz (-13 a -17%) a nivel del departamento de Santa Cruz. Esto no solo generará un efecto sobre seguridad alimentaria, sino sobre la demanda de más tierras de cultivo, por tanto, más deforestación.

9)    La energía renovable basada en biomasa tiene un impacto potencial en el cambio de uso del suelo y deforestación y podría estar afectada por el cambio climático (confianza media).

Comentarios: esto se refiere específicamente a la producción de biodiesel o etanol como combustible, en otros países palma africana. En el caso de Bolivia se están realizando inversiones serias por parte de la Gobernación de Santa Cruz para “producir biodiesel a base de aceite bruto de soya y otros vegetales como el piñón”, son varios los intentos que se han realizado para la producción de estos combustibles con escasos resultados positivos. Sin embargo, entiendo el patrón de deforestación en nuestros país resulta inverosímil pensar que no habrá deforestación asociada a su producción masiva.

10) Cambios en el clima y los patrones climáticos están afectando negativamente la salud humana en CA y SA, ya sea por el incremento de la morbilidad, mortalidad, y discapacidades (confianza alta), así como por la emergencia de enfermedades en áreas que no eran endémicas previamente (confianza alta).

 Comentario: el PNUD y PROCOSI produjeron un extenso informe sobre “el impacto del cambio climático en la salud”, por ejemplo en ese informe mencionan “Se tiene evidencias de la presencia de colonias del mosquito Aedes aegypti en viviendas de la ciudad de Tarija, localizada a una altitud de 1849 msnm; larvas y adultos de este vector fueron identificados en criaderos potenciales en diversos barrios de la capital tarijeña. No sabemos cuál será el comportamiento epidemiológico de la enfermedad en los próximos años en esta ciudad, pero la presencia del vector ya es una alerta para activar los sistemas de vigilancia, prevención y control en este departamento”, y muestra otros ejemplos del mismo tipo en relación a la malaria, el mal de chagas y otras enfermedades.

11) En muchos países de CA y SA, un primer paso hacia la adaptación a los cambios futuros del clima es reducir la vulnerabilidad al clima presente.

Comentario: esta bien documentado que en caso de Bolivia la frecuencia en la aparición de desastres asociados a eventos climáticos extremos ha ido en incremento, sin embargo, nuestra capacidad para anticiparnos a ellos y a responder a sus efectos es aún muy limitada. Los recientes eventos de inundación en las tierras bajas de Bolivia ponen en evidencia eso más que nunca.